NADA HAY BAJO EL SOL, QUE NO TENGA SOLUCION
NUNCA LA NOCHE VENCIO A UN AMANECER

A una semana de salir de mi zona de seguridad.

Published in Blog

domingo, marzo 08, 2015

E n abril próximo se cumplirán exactamente 10 años desde la fecha en que llegue a Estados Unidos, En esos 10 años mi vida a tomado forma como tal. Por primera vez tuve un trabajo fijo, una esposa, una hija, la posibilidad de sostener a mi familia tanto en estados unidos como en El Salvador.

Quemar las naves

10 años se dicen fácil, pero hay que vivirlos para lograr apreciarlos. Durante todo ese tiempo me dedique a hacer el único trabajo que me brindaba la certeza de un cheque cada dos semanas, y aunque había hecho varios intentos de crear mi propia empresa por esa misma seguridad, o mejor dicho por la inseguridad que me causaba el saberme sin ese cheque al final de la quincena , nunca me lancé de lleno a esos proyectos.

 

Como podrás imaginar todos y cada uno de esos proyectos fallaron. Porque no les dedique todo el tiempo ni empeño que un emprendimiento requiere para tener éxito. Si no estás presente tu aunque tengas empleados no caminara, si no le inyectas dinero tampoco caminara, si no tienes el apoyo moral de tu familia también fallaras (aunque eso no debería preocuparte mucho  ya que muchas veces el único que cree en su éxito es uno mismo y hay que vivir con ello).

Cometí todos los errores que te puedas imaginar para que mis intentos de negocios fallaran.  Pero eso nunca me desanimo, siempre tuve la mente abierta al fracaso y a ver dentro de cada fracaso una lección que debía aprender.  Y como reza un viejo dicho: De los errores se debe aprender.

Así es que como he tomado la decisión de poner en práctica todo lo que a lo largo de estos 10 años de fallas, de prueba y error, de fracasos temporales,  esta será mi última semana en mi trabajo de hace 10  años.  El próximo 13 de marzo, 2015 será el día que quemare mis naves.

 Luego de esta semana no habrá más un cheque, ni la certeza de que cubriré mis gastos de vida, a menos que consiga ese dinero con el fruto de mi esfuerzo en la empresa que estamos fundando.

No ha sido una decisión fácil, pero tengo El Deseo, la fe y el conocimiento que requiero para triunfar eso lo sé, y con ayuda de Dios primeramente,  y mi esfuerzo pronto esta decisión de hoy me dará la razón de que lo que he hecho es lo correcto.

Estoy quemando mis naves, saliendo de la zona de confort, y enfrentando mis miedos, para salir de esa seguridad e ir en busca de la libertad. La libertad financiera…

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar